Periodo Colonial y Republicano

AMC10078

COLONIA
Lo que hoy es el territorio de Bolivia devino de la conquista de la región que los españoles llamaron Nueva Toledo.

La colonización de esta parte de América, como en sus otras latitudes, estuvo colmada de violencia, alianzas coyunturales, desmedida ambición, sueños, quimeras, genocidio, mestizaje, aculturización, transculturización, mestizaje.
Por todo ello, la colonia también es parte fundamental de la historia de Bolivia, ya que marcó a fuego a este territorio. La emergencia de las ciudades, de centros económicos y políticos ligados con los emprendimientos mineros, la evangelización y la exacción de los conglomerados indígenas son acontecimientos que esa historia encierra.

En Bolivia, actualmente, se está debatiendo bastante sobre la influencia del periodo colonial sobre los pueblos originarios. La dominación española usó la fuerza de trabajo de los pueblos indígenas para explotar de manera indiscriminada las riquezas naturales de esta parte del continente, especialmente las riquezas minerales. En ese proceso, las culturas indígenas de tierras altas y bajas lograron sobrevivir al genocidio de la mita de Potosí, de las encomiendas, de las reducciones y misiones en oriente, y tuvieron que mimetizar su religiosidad y espiritualidad propias bajo formas católicas.

Muchos pueblos de la Amazonía fueron aculturizados o exterminados. Otros, como las naciones aymara y quechua, sufrieron la subalternización de su idioma, de sus costumbres, de su arte, de sus organizaciones políticas. La colonia destrozó o transformó las estructuras políticas y económicas indígenas y sometió a los pueblos en profunda miseria. Pero no logró destruir las raíces culturales y comunitarias que durante quinientos años permitieron que esos pueblos sobrevivan con sus conocimientos y saberes y hoy sean las múltiples caras que Bolivia tiene.

Bolivia antes del despojo territorial

Bolivia antes del despojo territorial

REPÚBLICA
El periodo republicano, para los pueblos indígenas, significó la continuación de la explotación, pero esta vez a manos de castas criollas y mestizas. Durante la independencia de España y probablemente hasta 2006, este país de gran mayoría indígena fue gobernado por castas blancas y blanco-mestizas exclusivamente.

Desde 1860 y hasta el año 1935, Bolivia perdió más de la mitad de su territorio original, que era de 2.363.769 kilómetros cuadrados. La exacción diplomática de los países vecinos y tres conflagraciones bélicas hicieron que su superficie abarque, en la actualidad, 1.098.581 kilómetros cuadrados. Mediante negociaciones entre mandatarios y grupos de poder, perdió con Perú parte de la Amazonía norte; el Acre y el Mato Grosso con Brasil, y a la Argentina le cedió parte del Chaco austral; en tanto que la invasión chilena al Litoral, durante la guerra del Pacífico, convirtió a Bolivia en un país mediterráneo y sin soberanía marítima. Con la guerra del Chaco perdió parte del territorio del Chaco boreal y estuvo a punto de perder soberanía sobre sus campos petroleros, pero de todas estas pérdidas, la que más es sentida por los bolivianos es la salida al mar.

Toda esa historia de agresiones externas y de desigualdades internas le ha dado a Bolivia características de país con intensas luchas sociales atravesadas por componentes étnicos y clasistas.

Volver al Indice General de Conociendo Bolivia

Leave a Reply